"Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella...
Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejaréis de intentarlo... Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando. Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estábais leyendo esto, os ha venido su nombre a la cabeza.
Os libraréis de él o de ella, dejaréis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (le sustituiréis por la calma) pero os aseguro que no pasará un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias..."

Paulo Coelho.

La foto no ha cambiado, la persona que había en ella, sí.




Me encantan las fotos, amo las fotos. Expertas en congelar momentos, en detener instantes, en capturar todo. Es una sensación muy extraña coger una foto significativa para ti, o que ha significado algo, después de mucho tiempo, o después de muchos acontecimientos. Lo odioso y a la vez precioso de las fotos es que te recuerdan todo. Tanto la ropa que llevabas, si sonreías o no, si eras feliz, donde te encontrabas, con quién... a veces, y solo a veces, te fijas hasta en los más pequeños e insignificantes detalles de ella. Cuando cierras los ojos, visualizas lo que ocurrió, como  lograste  realizarla... Las fotografías son las únicas que no cambian, que deciden quedarse con la imagen que proyectan, que graban aquel momento y lo reservan, ajenas a que aquella persona lo haya olvidado todo... En las fotos no se capta el perfume que llevaba, pero sí la sonrisa que se le formaba cuando lo olía. No se capta la canción que en esos instantes se escuchaba, pero sí aparece el móvil en un segundo plano donde se ve claramente el título. Obvio una foto no puede transmitir sentimientos, pero sí reflejarlos. Es curioso, ¿no? Por eso me gustan tanto, por eso las hago. Tengo miedo de que se pierda de repente todo, que aquella persona que te quería tanto ni te hable, que todo parezca un producto de tu imaginación... Pero claro, entonces sin querer ves esas fotos, y sonríes y no sonríes, y la miras y la quieres borrar, pero no puedes. ¿Por qué no la puedes borrar? Porque sería olvidar definitivamente algo demasiado inolvidable. Y aunque tú lo tengas olvidado, aunque llegue un punto en el que no me importes lo más mínimo, ya que tú tampoco, seguiré sintiendo lo mismo cuando mire a dicha fotografía, ya que dadas las circunstancias ella no ha cambiado nada, y tú sí.

Espero que prometas volver a vernos


Aunque la noche conmigo
No la duermas ya,
Solo el azar nos dirá si es definitivo
Que aunque el cariño no vuelva a ser el mismo,
Has de recordar
Que nada es infinito.


                                        Te voy a echar de menos... 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Y un día que vuelvas sin más, sé que tu voz me dirá: "Te quiero"...

De carpe diem va la cosa...


Va, somos jóvenes, quizás en algunas ocasiones demasiado, pero jóvenes o no, ¡VAMOS A DISFRUTAR! ¡Vamos a aprovechar el momento! Intenta ver más allá de la rutina, más allá de las tonterías, las cuales les damos mucha importancia, y aprende a comprender que dejarán de tener valor ¿Estás pasando un mal rato? ¡No hay mal que dure cien años! No es difícil de entender, es difícil de mantener. Pero yo ahora, voy a ser FELIZ, con mis más y con mis menos, pero FELIZ, como siempre he intentado. Dicen que la felicidad no es una meta, sino un estilo de vida...pues bien, éste será el mío. Porque tengo demasiadas cosas que agradecer, muchos motivos por los cuales sonreír, porque no me puedo quejar de nada muy seriamente, porque hay gente que siempre está ahí, que me quiere y me apoya... Porque hay que ver lo bueno, y lo bueno de esto es EL MOMENTO. No quiero que pase rápido, ¡no! Porque sé que cuando quiera que pase lento, no lo hará, así pues, ¡DISFRUTEMOS!

Sé que no debería decírtelo.

Sé que no debería decir la cantidad de cosas que pienso cuando pasas por mi lado. Sé que no debería decirte que me encanta tu sonrisa, y más cuando va para mí, sí, sé que no debería decir que tus ojos son preciosos, y son la causa de que me pueda pasar largo rato mirándolos sin darme cuenta de algo más. Sé que no debería decirte que adoro tus maneras de ser y tus  pequeños detalles, esos en los que me demuestras en los que quizás sientes por mí algo que yo no puedo corresponder. Sé que no debería decirte que te has convertido en una persona importante para mí, aunque todo lo demás esté en contra y nos separe. Sé que no debería interesarme tanto en saber si estás bien, en cómo te va todo, y sí, sé que no debería devolverte la mirada cuando tú me miras sin querer queriendo. Sé que no debería hacer todo esto, sé que no debería sin querer hacerte ilusiones de verdad que lo sé, es más, sé que tendría que esperar a que dejaras de sentir algo por mí, porque no es lo correcto. Sé que no debería decirte que cumples todas las características de mi prototipo de chico y que tenemos muchísimas cosas en común...Sé que no debería decírtelo aunque no puedo evitar pensarlo. No, no te lo voy a decir. Y si te llego a decir algo, te diré que encontrarás a una chica muchísimo mejor que yo, que no es difícil, y alguien que se merezca estar contigo...¿Por qué? Porque, aún así, con todo y con eso, antes...está él.




Lo siento, de verdad...

La botella medio llena-medio vacía,

es también una forma de saber si eres optimista o pesimista. Lo que pasa es que yo a veces la veo medio llena, otras llena, otras vacía, y otras medio vacía. Supongo que esa es una buena forma de saber si eres adolescente.

y tú, ¿cómo la ves hoy?

La clave para ser realmente libre.




Una canción, con una letra demasiado bonita, nos guste el rap o no...