"Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella...
Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejaréis de intentarlo... Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando. Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estábais leyendo esto, os ha venido su nombre a la cabeza.
Os libraréis de él o de ella, dejaréis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (le sustituiréis por la calma) pero os aseguro que no pasará un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias..."

Paulo Coelho.

La foto no ha cambiado, la persona que había en ella, sí.




Me encantan las fotos, amo las fotos. Expertas en congelar momentos, en detener instantes, en capturar todo. Es una sensación muy extraña coger una foto significativa para ti, o que ha significado algo, después de mucho tiempo, o después de muchos acontecimientos. Lo odioso y a la vez precioso de las fotos es que te recuerdan todo. Tanto la ropa que llevabas, si sonreías o no, si eras feliz, donde te encontrabas, con quién... a veces, y solo a veces, te fijas hasta en los más pequeños e insignificantes detalles de ella. Cuando cierras los ojos, visualizas lo que ocurrió, como  lograste  realizarla... Las fotografías son las únicas que no cambian, que deciden quedarse con la imagen que proyectan, que graban aquel momento y lo reservan, ajenas a que aquella persona lo haya olvidado todo... En las fotos no se capta el perfume que llevaba, pero sí la sonrisa que se le formaba cuando lo olía. No se capta la canción que en esos instantes se escuchaba, pero sí aparece el móvil en un segundo plano donde se ve claramente el título. Obvio una foto no puede transmitir sentimientos, pero sí reflejarlos. Es curioso, ¿no? Por eso me gustan tanto, por eso las hago. Tengo miedo de que se pierda de repente todo, que aquella persona que te quería tanto ni te hable, que todo parezca un producto de tu imaginación... Pero claro, entonces sin querer ves esas fotos, y sonríes y no sonríes, y la miras y la quieres borrar, pero no puedes. ¿Por qué no la puedes borrar? Porque sería olvidar definitivamente algo demasiado inolvidable. Y aunque tú lo tengas olvidado, aunque llegue un punto en el que no me importes lo más mínimo, ya que tú tampoco, seguiré sintiendo lo mismo cuando mire a dicha fotografía, ya que dadas las circunstancias ella no ha cambiado nada, y tú sí.

Espero que prometas volver a vernos


Aunque la noche conmigo
No la duermas ya,
Solo el azar nos dirá si es definitivo
Que aunque el cariño no vuelva a ser el mismo,
Has de recordar
Que nada es infinito.


                                        Te voy a echar de menos... 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Y un día que vuelvas sin más, sé que tu voz me dirá: "Te quiero"...

De carpe diem va la cosa...


Va, somos jóvenes, quizás en algunas ocasiones demasiado, pero jóvenes o no, ¡VAMOS A DISFRUTAR! ¡Vamos a aprovechar el momento! Intenta ver más allá de la rutina, más allá de las tonterías, las cuales les damos mucha importancia, y aprende a comprender que dejarán de tener valor ¿Estás pasando un mal rato? ¡No hay mal que dure cien años! No es difícil de entender, es difícil de mantener. Pero yo ahora, voy a ser FELIZ, con mis más y con mis menos, pero FELIZ, como siempre he intentado. Dicen que la felicidad no es una meta, sino un estilo de vida...pues bien, éste será el mío. Porque tengo demasiadas cosas que agradecer, muchos motivos por los cuales sonreír, porque no me puedo quejar de nada muy seriamente, porque hay gente que siempre está ahí, que me quiere y me apoya... Porque hay que ver lo bueno, y lo bueno de esto es EL MOMENTO. No quiero que pase rápido, ¡no! Porque sé que cuando quiera que pase lento, no lo hará, así pues, ¡DISFRUTEMOS!

Sé que no debería decírtelo.

Sé que no debería decir la cantidad de cosas que pienso cuando pasas por mi lado. Sé que no debería decirte que me encanta tu sonrisa, y más cuando va para mí, sí, sé que no debería decir que tus ojos son preciosos, y son la causa de que me pueda pasar largo rato mirándolos sin darme cuenta de algo más. Sé que no debería decirte que adoro tus maneras de ser y tus  pequeños detalles, esos en los que me demuestras en los que quizás sientes por mí algo que yo no puedo corresponder. Sé que no debería decirte que te has convertido en una persona importante para mí, aunque todo lo demás esté en contra y nos separe. Sé que no debería interesarme tanto en saber si estás bien, en cómo te va todo, y sí, sé que no debería devolverte la mirada cuando tú me miras sin querer queriendo. Sé que no debería hacer todo esto, sé que no debería sin querer hacerte ilusiones de verdad que lo sé, es más, sé que tendría que esperar a que dejaras de sentir algo por mí, porque no es lo correcto. Sé que no debería decirte que cumples todas las características de mi prototipo de chico y que tenemos muchísimas cosas en común...Sé que no debería decírtelo aunque no puedo evitar pensarlo. No, no te lo voy a decir. Y si te llego a decir algo, te diré que encontrarás a una chica muchísimo mejor que yo, que no es difícil, y alguien que se merezca estar contigo...¿Por qué? Porque, aún así, con todo y con eso, antes...está él.




Lo siento, de verdad...

La botella medio llena-medio vacía,

es también una forma de saber si eres optimista o pesimista. Lo que pasa es que yo a veces la veo medio llena, otras llena, otras vacía, y otras medio vacía. Supongo que esa es una buena forma de saber si eres adolescente.

y tú, ¿cómo la ves hoy?

La clave para ser realmente libre.




Una canción, con una letra demasiado bonita, nos guste el rap o no...

Las apariencias engañan.


No todo lo que se ve a simple vista es bonito de verdad. Pongamos por caso: tú no puedes llamar a una persona guapa a simple vista, porque puede que en realidad lleve un kilo de maquillaje que solo se lo quite al llegar la noche; tú no puedes llamar a una persona simpática porque te haga reír de vez en cuando, o porque sonría al verte, y mucho menos puedes llamar amiga a una persona de la cual no sepas apenas nada, pero creas que sí al pasar cuatro ratos buenos con ella..No puedes. Así como tampoco puedes saber cuanto se quieren dos personas contando el número de "te quiero" y sus derivados, ni tampoco midiendo los abrazos y los besos, porque eso, solo es pura apariencia, no es más. Y si te das cuenta, eso, en realidad, no importa, no vale para nada, lo que realmente vale es poder ver a una persona que vaya natural, tal como es, con sus defectos y sus virtudes, que todo el mundo tiene de las dos cosas, maquillándose sólo para ocasiones muy especiales y nunca excesivamente; Lo que realmente vale es llamar a una persona simpática cuando te hace reír, te cae bien, y sí, ¡TE AYUDA! parecerá raro, pero una persona que es muy suya, y no te echa la mano nunca, es un poco..hmm, ¿Antipática? ¡exacto! Por favor, está claro que una amiga no es solo una persona con la que sales, te ríes, haces el tonto.. eso no es una amiga, es una compañera divertida y ni si quiera, una amiga de verdad es aquella que está ahí, ¿vale? Aquella que te quiere sacar la sonrisa tanto como si estás bien como si estás mal, una amiga de verdad es de las que sabes que esas, son de las verdaderas, de las que no se van, de las de toda la vida... Y cómo no, me parece una estupidez el último tipo de apariencia...Una relación no es solo besos, no son solo abrazos, ni "te quiero" ni "te amo" ni que guay todo, que no! Que eso es solo apariencia, pero una relación no es dos personas que se digan que se quieren, sino dos personas que se quieran de verdad, dos personas que salten el límite de lo superficial y ven a su pareja como esa amiga/compañera divertida/guapa hasta el natural... hasta verla casi perfecta, aceptando sus defectos, incluso queriéndolos. Las apariencias engañan, pero en realidad las apariencias no importan para nada, y lo importante, es lo de dentro, en el sentido de cómo somos en realidad, no hay más.

Lo quiero, y de qué manera.


Fue un dos, un dos de abril..
+Y pensar que hace un año iba a reunirme contigo con ciento cincuenta mil millones de mariposas en el estómago, con una sonrisa que ya no me cabía en la cara, y con ciento setenta y nueve mil millones de ilusiones que se podían reflejar en el brillo de mis ojos...
Hace ya un año de ese momento, de ese instante, en el que sentados, abrazados, contando trenes y los minutos para las nueve...Hace ya un año del momento en el que conseguiste mirarme a los ojos y preguntarme si quería estar contigo. 
-Ha pasado tanto, tantísimo desde entonces...
+Y a lo mejor, lo que más me conmociona, lo que más me asombra, es que a día de hoy, un año después, pueda estar sintiendo lo mismo, incluso de manera reforzada y ampliada, y con la seguridad de que esto, no va a acabar. Y no lo digo para que esto quede más bonito no, sino porque es lo que siento, así de simple.
-Te quiero...
¿Te acuerdas del brillo de mis ojos como consecuencia de las ilusiones? Esto hace de que te reflejes en ellos. Ah, y mi sonrisa, la que dices que es tan bonita, solo aparece de esa manera cuando estoy contigo. ¿Sabes? Yo solo te pido una cosa...
-¿El qué?
+Por favor, nunca dejes de ser el motivo por el que sonrío, y espero que sigas reflejándote en mis ojos, porque eso será señal de que estás a mi lado.

Estación favorita: PRIMAVERA.

El aire sacude débilmente su pelo mientras las primeras amapolas empiezan a florecer. Se siente una extraña sensación, que solo se puede describir como un tenue cosquilleo que te hace inevitablemente sonreír, porque sabes que es un preludio del verano. La luz del sol va dejando paso, evitando las heladas, y sorteando muchos de los días lluviosos que antes has tenido que soportar. ¿Qué has tenido que soportar? Todo un invierno... y todo lo que eso conlleva. Pero se van disipando poco a poco con parsimonia los problemas, los agobios, el frío... para dejar paso a la sensación de libertad que no se te va de la cabeza. "La primavera la sangre altera" Qué razón... Pero la primavera no es solo eso, es algo más, la primavera es la estación perfecta para enamorarte, para relajarte, para sentirte libre, para empezar a ver la vida con optimismo, o simplemente para salir un poco a la calle y disfrutar del día...

¡Querida primavera, gracias, por curarme el invierno!

"Y si tengo que morirme, que me mueran primaveras"

Nadie te puede quitar TU sonrisa.

Hoy, he sonreído, pero de verdad.
Y sonará a tópico, pero pocas cosas hay mejores que sonreír. Y lo puedo explicar de manera tirando a científica, hablando de todos los músculos faciales que se mueven cuando sonreímos, pasando por los mitos y no tan mitos de que te alargan la vida... Pero, ¿todas? No. Hay un billón de tipos diferentes de sonrisas, como la sonrisa falsa, o incluso ensayada, que la practicas y luego sales a la calle con ella para que no se note que estás mal. O esa sonrisa tan bonita que te sale sola, la que refleja tu felicidad, la que hace que te brillen los ojos y puedas pensar: "¡Pues hoy, es un buen día porque lo digo yo!" También hay sonrisas de superación, de esas en las que sonríes porque has llorado, te has caído, y has podido levantarte para contarlo... Hay miles y miles más, pero esta gama amplia se puede dividir en dos grupos: Las sinceras, y las ensayadas. Las ensayadas es las que he comentado al principio, y las sinceras... las sinceras son las mejores, así de simple. Cuando una persona sonríe de verdad, sea cual sea el motivo, parece que el mundo quiere sonreír también. Sientes una sensación que te incita a sonreír más, incluso hasta llegar a un punto que quieras hasta reír. Miren, esa sonrisa tan extremadamente adorable la tenemos TODOS, to-dos, es más, la sonrisa de la que yo hablo, no es la de dentadura perfecta, no, porque lo que importa es que sea sincera. Todos somos capaces de sacar esa sonrisa, es algo que tenemos, algo que no podemos perder, y mucho menos nos pueden quitar. Así que por favor, que nadie os quite VUESTRA sonrisa, la sincera, la bonita, la de verdad. Utilizarla, porque como bien dijo Charles Chaplin: " Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido".




-

Torpe, débil, frágil, distraída, ilusionada con la desilusión, tristemente feliz, valiente, cobarde, inútil, útil, con aptitudes, sin ellas, llorando, sonriendo, segura, insegura, amante de lo improbable, pero reacia y atraída a lo imposible. Inteligente, y demasiado tonta, imperfectamente perfecta, todo, nada, nunca, siempre, a veces, de vez en cuando, tal vez...

¿Cómo me voy a poder describir de forma completa, si cada día me siento de una manera diferente?