"Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores; uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella...
Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejaréis de intentarlo... Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando. Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estábais leyendo esto, os ha venido su nombre a la cabeza.
Os libraréis de él o de ella, dejaréis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (le sustituiréis por la calma) pero os aseguro que no pasará un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias..."

Paulo Coelho.

Querido diario:



He aprendido, hoy, como podía haber aprendido un día cualquiera, en que los puntos de vista de las personas siempre van a ser infinitos. Que si uno lo ve blanco, y el otro negro, al final no solo puede que sea gris, si no que puede tener hasta rojo. Aprendí hace poco, que a una persona la puedes ver perfecta, y el que esté al lado sacarle 1454132452452 defectos. Aprendí que todos tienen sus gustos y opiniones, pero que todo el mundo quiere imponer lo suyo, por lo tanto, aprendí que la gente es egocéntrica, para ser más exactos, por más relación que tengas con ellas, al final, una gran mayoría, sólo buscará su propio beneficio. Aprendí que hay gente que se monta su propia película, y hasta se la termina creyendo... Aprendí que al fallar, unos me ayudarán a levantarme, y otros muchos querrán que me vuelva a caer y con más fuerza. Aprendí que no puedes caerle bien a todo el mundo, porque la razón por la que algunos te quieran, será el motivo por el que otros te odien. Aprender y aprender, pero, ¿Cuál será la conclusión final? 

3 comentarios:

MIM dijo...

Y, la verdad,
me preocupa que esta sea la opinión que tienes respecto a mi.

don vito andolina dijo...

Hola,preciosas letras van desnudando pausadamente la pura e integral belleza de este blog,si te gusta la palabra indefinida, la poesía,te invito al mio,será un placer,es
http://www.blogger.com/home
gracias, buen día, besos agrestes...

Teresa dijo...

Gracias don vito :D
Montse, sabes que no es es así, pero piensa lo que quieras